/  Blog   /  Primeras Puntadas

Primeras Puntadas

Sabemos quiénes somos, y lo que queremos, por eso no nos va resultar muy difícil hablar sobre nosotras mismas. ¡Ojo! no queremos parecer creídas, es solo que tenemos muy claro el rumbo que queremos tomar. Trabajamos en una pequeña pero bonita ciudad de la provincia de Alicante, Petrer, (y si no que se lo pregunten a Celia, que es su ciudad natal), en una oficina rusticamente acogedora en la que el padre de Celia nos cedió un pequeño espacio para darle forma a todas las ideas que se nos venían a la cabeza. Y, bueno, ¡aquí estamos!

El camino de esta agencia se comienza a hilar en febrero del 2020, ante la llegada inesperada de varias personas pidiendo presupuestos e ideas para llevar las redes sociales de sus marcas y, claro, aquí como la muchacha estaba en proceso de acabar su máster en marketing digital y redes sociales, pues se lo estaban preguntando a modo “favor pero te pago algo”… La idea ya venía moldeándose, de hecho me causaba mucha curiosidad que los profesores de mi máster venían todos, absolutamente todos, de agencia, bueno, menos los que trabajaban en Google… Pero la idea de concretar todo me viene cuando mi amigo CR (que es muy guapo por cierto, de hecho mi primita de 14 años le puso el mote de ‘solomillo con foie’) me manda a un cliente de los gordos-gordos, de esos que dices, “ay oye esto pa’ mi sola me viene grande ¡AUXILIO!” así que mientras se pactaba una reunión con ese posible cliente decidí mover la agenda de contactos. Y aquí es cuando entra Celia, muchacha paciente y diplomática donde las haya, de hecho le digo jefa, porque todos los jefes en el mundo deberían tener el toque de tranquilidad y cordura que tiene ella. Celia es periodista y fotógrafa. Nos conocimos en un cursito de Community Manager en el 2018 y actualmente está perfeccionando sus estudios con una especialización en marketing y publicidad. Tiene experiencia en la radio y en varios medios digitales, y la casualidad quiso que ambas nos encontráramos en la misma situación laboral.

Empresas pidiendo mil estudios, mil formaciones, experiencia laboral más alta que nuestro rango de edad y vainas varias. Entonces la cité un día en Cilantro (nuestra cafetería preferida para hacer reuniones) y le dije, tú sabes escribir y yo sé vender, ¡imposible que no flotemos!

Y bueno, comenzó ahí la aventura.

Buscamos mil nombres, comenzamos a ahorrar dinero, a ver el rumbo que le podíamos dar a nuestra agencia, y cuando ya teníamos definida la idea nos dimos cuenta que utilizabamos la palabra ‘hilar’ y ‘tejer’ en casi todos los aspectos del trabajo. “Hilemos la storie con la idea que muestra el cliente en su portal web”, “Si tejemos la idea de esa manera posiblemente el CTA sea más efectivo” y cositas así… Y, claro, lo que más nos pegaba con hilando era ‘FINO’ (por nosotras que somos muy finas jajaja, -esto no es cierto-). Pero nos gustó el resultado de HILANDO FINO AGENCIA que no es más que el popurrí de los conocimientos de una periodista en acción y de esta publicista.

Por cierto, me llamo Mónica y trabajo fuertemente y con mucha ilusión en este proyecto para ver si logro darle un empujoncito a la Marti (mi madre) para que se independice de una bendita vez (esto también es broma, no puedo vivir sin ella). Pero lo que sí es cierto es que tengo mucho conocimiento, ojo, creatividad y una risa muy contagiosa… que si eso lo unes todo dan bonitos resultados.

Add Comment